VAN RYSEL GRAVEL EDR

Van Rysel es la marca bajo la cual Decathlon fabrica sus modelos de bicicleta de carretera orientadas a la vertiente más competitiva y le ha llegado el momento al gravel con este modelo que probablemente vuele de su página web y con el cual logran acercar el alto rendimiento al mayor número de practicantes del gravel.

CUADRO
Para este proyecto han diseñado un cuadro de carbono que es la base tanto de la Van Rysel Gravel EDR de la que estamos hablando en este vídeo como de su hermana para la práctica de CX, la Van Rysel Ciclocross RCX cuyo rompedor precio de 1.700€ atraerá las miradas de muchos practicantes de este deporte de cara al Otoño de 2020. El cuadro de carbono, con un peso de 1.020 gramos en talla M, y la horquilla también de carbono con un peso de 340 gramos, se han enfrentado a la Copa del Mundo de Ciclocross gracias al uso que le han dado integrantes del equipo AG2R La Mondale en categorías junior el pasado invierno en la que este set llegó a auparse a una quinta posición en una prueba de la Copa del Mundo. Lo que más destacaron los corredores que pusieron a prueba estos cuadros fue el amplio paso de rueda del cuadro de cara al uso en condiciones de barro así como la comodidad del cuadro en marcha gracias a los delgados tirantes especialmente diseñados para filtrar vibraciones en el tren trasero.

GEOMETRÍA
Lo más destacable de este cuadro que destila aire racing es un ángulo de dirección que va desde los 71,5º a los 72º dependiendo de la talla y unas vainas cortas que miden 425mm y aportan gran reactividad a la pedalada. Está disponible en tres tallas: S, M y L equivalentes a un tubo de sillín de 52, 55 y 58 cm respectivamente.
En cuanto al Stack y Reach de esta Gravel EDR, obviamente fluctúa entre tallas pero va desde un STR de 1,481 en talla S hasta un 1,482 en talla M y 1,480 en talla L. Así que bravo a los ingenieros que han logrado mantener prácticamente el mismo STR en las tres tallas para que el comportamiento de las mismas esté equilibrado para cada talla. El STR de la Van Rysel Gravel EDR está próximo a bicicletas como la Kona Libre DL, la Norco Search XR, o la On-One Space Chicken con la que también comparte un precio semejante y venta on-line.
Tanto la pipa de dirección como la longitud entre ejes hablan de una bicicleta bien compensada entre la comodidad y la reactivada de un modelo orientado a la competición sin olvidar buenas prestaciones en largas pedaladas. La longitud de ejes va desde los 994 mm en la talla más pequeña (S) hasta los 1030 en la talla más grande (L). La pipa de dirección va desde los 135mm en la talla S hasta los 175mm en la talla L pasando por los 155mm de la talla M. El ángulo en el tubo de sillín fluctúa entre los 74º en su talla más pequeña y los 73º en la más grande para animar una pedalada reactiva y enérgica.

TRANSMISIÓN
En el montaje de la Gravel EDR se ha optado por el grupo Shimano GRX específico para gravel asociado a un plato de 42 dientes y cassette 11-42 de 11 velocidades con cadena Shimano 105 y bielas de 170mm en la talla S, 172,5mm en talla M y 175 en talla L. Las manetas son Shimano GRX 600 y el cambio Shimano GRX 810.

RUEDAS Y FRENOS
En el apartado ciclo se cierra un montaje completo Shimano con ruedas GRX con llanta tubeless de 21,6mm así como perfil de llanta asimétrica inspirada en las que se usan en MTB para compensar la tensión de los radios a ambos lados de la rueda. Los frenos son de disco hidráulico Shimano GRX con disco de 160mm delante y 140mm detrás e incorpora pastillas de resina. En cuanto a los neumáticos se opta por los rodadores Hutchinson Black Mamba CX en medida de 700×38. Unos neumáticos hubiese en tramos técnicos, reactivos en sus trayectorias y con carcaza de 127 tpi especialmente pensados para terrenos secos. En rueda de 650b tiene espacio para neumático de hasta 42mm.
La horquilla, al igual que el cuadro, es de carbono y de diseño propio y destacan otros detalles del cuadro como el cableado interno o el diseño específico para transmisiones monoplato. Emplea ejes pasantes para las ruedas y han implementado el soporte de pinza de freno flat mount. Está a la última en todas las tendencias. Además cuenta con la homologación de la UCI para su uso en competición de cualquier nivel.

¿PARA QUIÉN ES?
Esta Van Rysel Gravel EDR por prácticamente 2.000€ es un producto redondo para gravel deportivo a un precio imbatible que, a buen seguro, va a volar del sistema de precompra que Decathlon ha establecido para adquirir la producción limitada, tanto del modelo de gravel como del de ciclocross. El peso anunciado para la Van Rysel Gravel EDR es de 8,8 kg en talla M y su precio de 1.999,99€. Una bicicleta que contará con unidades limitadas para este 2020 y que en primavera de 2021 volverá a tener más stock de ambos modelos, el de ciclocross y el de gravel. Ahora mismo esas unidades disponibles para este año se pueden reservar a través de su web decathlon.es
El perfil de usuario es de un ciclista que quiere practicar gravel buscando alta velocidad en las medias y mucha reactivada. Sensaciones deportivas en una bici gravel que, por otra parte, resulta bastante cómoda teniendo en cuenta que es un cuadro que ha sido testado en la competición y para la alta competición.

¿Comprar una Van Rysel de ciclocross o de gravel?
Seguro que más de uno se habrá dado cuenta de que la Van Rysel Ciclocross RCX tiene el mismo garle que la Gravel EDR, salvando que ambas tienen distinto color de pintura y decoración. La Gravel en tonos elegantes que incitan a un ciclismo más sosegado y la CX con calcas más deportivas y en un color azul eléctrico que denotan altas pulsaciones. Pero el cuadro es el mismo. ¿Por qué tanta diferencia?… Esa diferencia de 300€ se debe a que el montaje final difiere un poco. Si en el modelo gravel las ruedas son unas Fulcrum Racing 700 DB con neumáticos Hutchinson Piranha CX de 33mm y cassette Shimano 105 11/32, en la versión gravel lleva ruedas Shimano GRX con cubiertas Hutchinson Black Mamba de 38 mm y cassette Shimano GRX 11/42. Pocas diferencias más hay entre ambas, salvo el uso de manillar con flare de 12º en el caso del modelo gravel, plato de 42 dientes en la gravel y 40 en la CX y el peso final de ambas. 8,8 kilos en talla M para el modelo gravel y 8,5 kilos en talla M para el modelo CX (en ambos casos sin pedales). Ambas ofrecen garantía de cinco años para el cuadro y la horquilla.
¿Merece la pena la diferencia?… Yo creo que cada usuario tiene unas necesidades completamente distintas y a pesar de que los cuadros sean, en esencia, los mismos los montajes son específicos para cada uso previsible de las mismas. Como siempre, apelo a la honestidad de cada uno según el tipo de ciclismo que practique para tomar la decisión y tener la máquina perfecta y por eso me he centrado en este vídeo en el modelo de gravel, que pienso que es el más específico para la gran mayoría de suscriptores de este canal.