¿MUNDIAL CICLISMO GRAVEL?

¿MUNDIAL UCI DE GRAVEL?
Esta extraña temporada 2020 dominada por el impacto sanitario de la COVID 19 a nivel mundial ha trastocado todos los planes en cuestiones de calendario internacional. Pero en el marco del Tour Down Under en Australia a principios de año en Australia, el presidente de la UCI David Lappartient, dijo que la Unión Ciclista Internacional se estaba planteando un posible Campeonato Mundial de la modalidad Gravel. De momento no hay fecha pero si intención como ya hiciera la UCI con la modalidad de bici eléctrica o de pedaleo asistido al crear el primer Campeonato del Mundo de Ebikes el año pasado en Mont Sainte-Anne, en Canadá.

GRAVEL Y ULTRADISTANCIA ¿Por qué les gusta tanto a los PRO´s?
Mientras se decide si hay Campeonato del Mundo gravel o no, muchos ciclistas profesionales o exprofesionales han hecho sus pinitos en eventos deportivos de larga distancia, tanto gravel como bikepacking. Y la lista es extensa, dando muestras de que el interés es obvio por parte de algunos ciclistas que, estoy seguro, se ven atraídos por esta modalidad porque recupera la esencia de la aventura y la autosuficiencia.
El ciclismo moderno, el que vemos en las grandes vueltas en la TV, se ha convertido en un deporte extremadamente controlado y medido y muchos ciclistas no tienen libertad alguna. Ahora están medidos con todo tipo de tecnología (parece ser que hasta incluso con módems 4G que están prohibidos por la UCI) y funcionan como robots del director de equipo gracias a los controvertidos ‘pinganillos’ que limitan la libertad del corredor… Ahora el ciclismo es más previsible gracias a los medidores de potencia y hay pocos reventones de motor… Aunque los sigue habiendo, pues este Tour hemos visto como el colombiano Egan Bernal se iba al palco con una petada descomunal en el Grand Colombier.

GRAVEL
Mi opinión es que muchos ciclistas pros o ex profesionales buscan en el gravel y las carreras de ultradistancia la esencia de este deporte en la dureza y libertad de la autosuficiencia. El reto es ganar, pero también lograr una mejor versión de uno mismo y encontrar motivación en el mundo del alto rendimiento que ha logrado ‘maquinizar’ a la gran mayoría de los deportistas profesionales. Ojo, no sólo ciclistas… Cualquier deportista profesional se ha convertido en atrezzo del espectáculo en que hemos convertido al deporte en esta sociedad de consumo. Y detrás de cualquier deportista profesional, de cualquier estrella del deporte… Hay una persona. No son marcianos. Es gente con emociones y con necesidades humanas. Van al baño como cualquier otra persona, rien, lloran, tienen motivaciones muy semejantes…
Y esta modalidad, el gravel de ultradistancia o el bikepacking te devuelve a la originalidad y esencia de vivir gracias a su sencillez. Pedalear, comer… Dormir. Y en muchos casos, ni siquiera dormir. Pedalear y comer como esencia del ciclista. Sin obligaciones, sin limitaciones, sin imposiciones. Así es el gravel, de momento, hasta que llegue la UCI y lo profesionalice y le quite parte de su gracia. En fin, es parte del precio del éxito… El peaje de llegar a más público. No es malo ni bueno, tan sólo hay que ser consciente de ello para que cuando llegue esta situación no nos enfade y podamos seguir disfrutando. Después de todo lo que más nos gusta es pedalear.