limpieza bolsas bikepacking

limpieza_bolsas_bikepacking

¡Qué pasa bikepackers!…Seguro que te has preguntado varias veces cómo limpiar tus bolsas de bikepacking correctamente para alargar su vida útil y evitar que sus materiales se degraden de forma prematura. Te voy a contar cómo hacerlo, junto a una serie de trucos que te ayudarán a mantenerlas limpias y algún consejo para su mantenimiento. ¡Toma nota!

La suciedad y el desgaste pasan factura a tus bolsas. Limpiarlas regularmente con un paño puede ayudar a que la suciedad no se acumule, pero si está realmente sucia tendrás que limpiarla con mayor detenimiento.

Vacía las bolsas y deja todas las cremalleras abiertas… ¡No olvides las de los bolsillos interiores! Quita cualquier pequeño objeto que haya podido pasar desapercibido y retira la mayor parte de suciedad, polvo o pequeñas piedras que puedan encontrarse en su interior. Dale la vuelta y ¡Sacúdela fuerte!

LIMPIEZA SUPERFICIAL

-Con una esponja húmeda (sin jabón), repasa todo el interior aprovechando para quitar todos los restos que puedan quedar. -Frota suavemente la parte exterior con la esponja con un poco de jabón neutro. -Acláralo con la esponja para quitar cualquier resto de jabón. -Deja que se seque tendido boca abajo, en lugar fresco, aireado y seco. Nunca expuesto al sol ni a fuentes de calor. -Por último, asegúrate de que se seca al 100% antes de guardarlo.

LIMPIEZA A FONDO

Para hacer una limpieza a fondo vamos necesitar un recipiente grande donde poner agua y limpiar las bolsas. Las bolsas pequeñas pueden caberte en un lavabo pero para las grandes igual tienes que utilizar la bañera. -Pon tres o cuatro dedos de agua tibia, nunca caliente para evitar alterar los tejidos y termosellados. -Añade un poco de jabón neutro. Nunca uses detergentes comunes ni suavizares especialmente si la bolsa es impermeable. -Frota la bolsa usando un cepillo o trapo en las áreas donde esté más sucia. -Con un cepillo de dientes viejo repasa todas las cremalleras y sitios difíciles. -Aclárala usando la alcachofa de la ducha. -Una vez lavada, deja que se seque tendida boca abajo en lugar fresco, aireado y seco. Nunca expuesto al sol ni a fuentes de calor directo. -Asegúrate de que se seca al 100% antes de guardarla.

Mantenimiento de las cremalleras

Con el uso las cremalleras se pueden ir llenando de polvo e incluso de salitre si vives cerca del mar con el consiguiente problema de que no corran con suficiente soltura. Para mantenerlas, después de repasarlas con un cepillo de de dientes, una vez se haya secado la cremallera puedes lubricarla con productos especiales para cremalleras de material de montaña. Como ejemplo, la marca norteamericana OVEJA NEGRA vende desde su web un lubricante de cremalleras de la marca Zipper Ease. Hay quien utiliza grafito en polvo con bote aplicador. Lubrica y desatasca llaves, cerraduras, bisagras, cerrojos y también cremalleras. Pero si tu bolsa no es de color oscura puede llegar a mancharse, tenlo en cuenta si es de colores claros tanto la cremallera como el tejido de la bolsa. Lo que más me gusta del grafito es que se mantiene inalterable ante temperaturas extremas, especialmente ante temperaturas bajo cero.