BICIS PARA VIAJAR

Much@s sois los que me preguntáis sobre cuál es la mejor bici para viajar y siempre digo lo mismo: la mejor bici para viajar es la que ya tenéis en casa. Así de claro. Dicho esto, si queréis compraros una bici específica para viajar, para hacer aventura, conviene recordar que hay diferentes tipos de bici en función del uso que vayamos a hacer de las mismas.

CICLOTURISMO
Si tienes claro que lo tuyo van a ser los viajes largos fundamentalmente sobre carretera, caminos pavimentados y buscas una geometría tranquila con la que ir disfrutando del camino las clásicas bicicletas de cicloturismo destacan por llevar incorporadas accesorios como: manillares doble altura (en algunos casos), guardabarros, candado incorporado en rueda trasera, tres platos para disponer de máxima combinación de relaciones, portabultos trasero y posibilidad de llevar en el cuadro tres bidones más la opción de enganchar portabultos delantero y, en muchos casos, sistema de iluminación delantera y trasera. Otros accesorios son la pata de cabra (tanto para la rueda trasera como para la delantera), protector de cambio trasero y la interesante inclusión de buje delantero generador de energía para abastecer al sistema de alumbrado de la bicicleta. Su geometría relajada permite llevar una posición brazos muy alta apta para ir viendo los paisajes primado la comodidad frente a la aerodinámica. Si vas a viajar con ella, busca cuadro de aluminio, acero o titanio. Son bicis muy polivalentes que también podemos usar como medio de transporte urbano para desplazamientos al trabajo y nuestros quehaceres cotidianos. Así que mirándolo de esa forma resulta una inversión interesante si además de utilizarla en nuestro tiempo libre, de vacaciones, la utilizamos día a día.

MOUNTAIN BIKE
Bicis de mountain bike hay muchas, ¿pero cuáles son ideales para viajar? Depende del lugar, obviamente, pero si pedaleas sobre una bici rígida (lo más recomendable) lo normal es que lleves 26” (en bicis más antiguas), 29” (en caso de que seas alto) o 27,5” si buscas una plataforma intermedia entre las dos medidas citadas. La tendencia es que para viajes y aventura los balones de los neumáticos se acerquen a los nuevos formatos + de neumático sobredimensionados (27,5”+ = 27,5×3”) añadiendo flotabilidad y, gracias a la implantación del sistema tubeless, jugar con las presiones en función del terreno sobre el cual pedaleemos. La geometría relajada se observa tanto en la anulación de la pipa de dirección como del tubo de sillín así como una batalla entre ejes y un reach más largo para aportar algo más de estabilidad. El uso de sistema rígido está pensado a fin de evitar al máximo posibles averías y al prescindir de horquilla y suspensión trasera tenemos menos probabilidades de romper algo y menos elementos a los que hacer mantenimiento durante la ruta así como mayor espacio para bolsas, portabultos y alforjas. No obstante, muchas mountain bikes de bikepacking llevan horquilla de suspensión, así que tampoco es algo que debe preocuparnos en exceso. La conducción, por tanto, cambiará a un estilo menos dinámico pero la reciente inclusión de bolsas para cuadro a permitido mantener la esencia pura del MTB mientras viajamos.

GRAVEL-AVENTURA
Un segmento evolucionado del uso de bicis de ciclocross y de carretera con neumáticos mixtos que permiten el uso de balones sobredimensionados, uso de frenos de disco con eje pasante para ruedas, sistema tubeless que permite aventurarnos más allá y geometría un poco más relajada que las bicis de carretera, con reach y batalla más larga. Es frecuente encontrar neumáticos anchos que van desde 28C hasta 50C (e incluso más) con cuadros y horquillas para incorporar portabultos. Una interesante opción si lo tuyo son mezclar puertos con amplias pistas de tierra y evitar la peligrosa conducción por carreteras con tráfico abierto. El límite de estas bicicletas lo pones tú, pues lo mismo sirven para salir a subir puertos sin nada más (cambiando neumáticos por unos más lisos en caso de que quieras pedalear más rápido) que le puedes poner bolsas en el cuadro, manillar o sillín y hacerte una gran ruta randonneur o ponerle unas señoras alforjas para asumir un gran viaje. Además tenemos la suerte de que España está llena de caminos rurales que unen pueblos y hacen muy fácil el enlace de cualquier tipo de ruta.

FAT BIKES
Su irrupción hace más de diez años procede de su extendido uso en Alaska, donde originariamente comenzaron a usarse debido a la cantidad de nieve que tienen al año. Sus ruedas con balones sobredimensionados, entre 4-5” sobre aro de 26” son perfectas para rodar sobre superficies blandas con arena y nieve y de ahí su éxito como bicicleta todoterreno de aventura. Son más pesadas que una mountain bike obviamente y menos reactivas pero son capaces de subir por cualquier parte gracias al agarre de sus tremendas ruedas y encima son tremendamente duras para terrenos en los que se castiga especialmente a la bicicleta. La evolución de los sistemas tubeless en sus aros de 80 y 90 mm ha permitido disfrutarlas como se debe, con bajas presiones para disfrutar de su flotabilidad. Son bicis lentas si las comparamos con una MTB rígida o una gravel, pero te llevan a todas partes. Sólo te la recomendamos si buscas mucha seguridad sobre el equilibrio y si piensas utilizarla además de para rutas normales sobre nieve o arena, donde realmente permiten progresar donde ninguna otra bicicleta lo hace. Son bicis divertidas de geometrías cómodas, horquillas muy lanzadas y donde prima la diversión en la conducción. Te recomendamos el uso de neumático 4” para uso normal y los neumáticos de 4,6-5” sólo para uso prolongado en nieve o arena, pues realmente la experiencia de rodadura fuera de estas superficies lastra mucho.

PEDALEO ASISTIDO
El cicloturismo no entiende de edades ni de estados físicos de forma. Y si para tí es un problema afrontar una ruta en la que tienes que cubrir una distancia para la que físicamente aún no estás preparado las bicicletas con pedaleo asistido son un verdadero invento. Todas incorporan distintos niveles de ayuda a la pedalada y en función de ello más o menos autonomía. Cuando la velocidad llega a 25 km/h la ayuda se corta y seguimos dando pedales pero sin la ayuda del motor que, por lo general, viene alojado en el eje del pedalier. Muchas de estas bicicletas imitan la geometría de las bicicletas de cicloturismo e incluso la exageran para que el disfrute visual del viaje sea aún mayor. La mejor manera de introducir a gente poco acostumbrada a los viajes es con una bici de pedaleo asistido. Interesante es que lleven portabultos para colocar alguna bolsa sobre éste y vigilar que lleven espacio libre en el manillar para poder colocar una bolsa donde ubicar objetos de uso habitual (como teléfono o cámara de fotos, algún snack para ir comiendo, etc. Las ruedas, suelen fluctuar entre las 27,5” y 29” con ancho poderoso de más de 2.3” buscando fortaleza, buena rodadura y resistencia a la abrasión y pinchazos. El material de estas bicicletas suele ser de aluminio.